Chico y chica hablando con acento neutro

Hablar con acento neutro: ¿realidad o drama total?

«Estoy cansado de hablar con acento neutro».

El otro día campaba a mis anchas por Twitter y un usuario (no recuerdo su nombre a pesar de mi esfuerzo por localizarlo) comentaba esa frase que acabo de poner.

Al parecer, se dedica a la interpretación y estaba cansado de hablar durante todo el día con un acento neutro conferencia tras conferencia.

A mí me explotó la cabeza, sobre todo porque sacaba a colación un asunto que yo me he planteado bastantes veces sobre el hecho de no tener acento y la propia definición de este concepto.

Acento, ¿sí o no? Esa es la cuestión

Para entender lo que este tuitero quería decir, es muy importante saber que a los trabajadores del mundo de la interpretación se les aconseja utilizar un lenguaje que, en primer lugar, se ajuste a la situación. Es decir, que si se trata de una conferencia sobre avances médicos se utilice un tono profesional y se haga uso de un léxico apropiado.

Por otra parte, otra de las recomendaciones es la de utilizar un acento neutro (al menos, así me lo han enseñado). Y es en este punto donde se abre el melón y a mí me explota la cabeza, como decía antes.

Por un lado, entiendo perfectamente que se fomente el uso de un lenguaje estándar, sin regionalismos, porque un intérprete en realidad está siendo como una máquina, al igual que una modelo tiene que desempeñar la labor de maniquí en una pasarela.

Entiendo que, de esta forma, se facilita la tarea a posibles asistentes que no son nativos de la lengua, pero en la mayoría de los casos sí que lo son. Sin embargo, ni los intérpretes son máquinas, ni las modelos son meros maniquís, y esto nos lleva al verdadero debate.

Chico blanco y chica asiática hablando con acento neutro

¿En qué consiste tener un acento neutro?

Ahora mismo me estoy arremangando porque voy a recurrir al todopoderoso Internet para ver cuál es la definición que el diccionario de la RAE da de la palabra acento. Una vez leídas todas las acepciones, destacan la cuarta y la quinta, que dicen lo siguiente:

4. m. Modulación de la voz, entonación.

5. m. Conjunto de las particularidades fonéticas, rítmicas y melódicas que caracterizan el habla de un país, región, ciudad, etc.

Como veis, la definición no puede estar más abierta, con lo que el debate se puede alargar ad eternum.

Lo que está claro es que, al final, los acentos tienen los mismos privilegios que ciertos grupos de personas. Porque los gallegos tienen un acento gracioso, los catalanes un acento muy marcado y los andaluces son menos inteligentes, según estos estúpidos clichés. Sin embargo, los de zonas como Madrid gozan de gran prestigio a pesar de todos los laísmos que puedan emplear.

En verdad, estas son solo creencias que condenan unos acentos y dan valor a otros cuando se considera que el español que se habla en ciertas regiones de España, como en Valladolid, son neutros.

Mi pregunta es la siguiente: ¿qué es un acento neutro?

Si lo pensamos detenidamente, la ausencia de acento es también un acento, solo que está socialmente aceptado. ¿Por qué? Pues porque resultan un conjunto de rasgos fonéticos, rítmicos y melódicos pertenecientes a un determinado grupo de personas.

Acentismo o fobia a los acentos marcados

Fijaos en la televisión o en la radio. Todos sus profesionales tratan de neutralizar sus rasgos al hablar a no ser que los quieran utilizar para finalidades cómicas (sí, algunos acentos están injustamente ligados a la comicidad). ¿Os habíais dado cuenta de que la intérprete que oímos en El Hormiguero cuando vienen famosos del extranjero parece que tiene la voz de Siri?

La excepción son las cadenas autonómicas, donde el acento no se suele neutralizar, pero porque va dirigido a un grupo de población muy concreto y, en ocasiones, esto está relacionado con fines políticos.

Si me preguntaran si estoy a favor o en contra de la supresión de acentos en temas profesionales como programas de radio o interpretación de eventos profesionales no sabría qué decir.

Chico haciendo programa de radio con acento neutro

Por un lado, el hecho de hablar sin hacer distintivos los rasgos de uno denota un cierto esfuerzo por parte del profesional y también es cierto que de este modo se asegura de que todo el mundo que habla ese idioma le entiende. Si pienso en mí, a pesar de que he estudiado filología, me resulta mucho más fácil escuchar un podcast en inglés o en francés si utiliza una variedad neutra, pues es la regla teórica estudiada.

Sin embargo, cuando damos rienda suelta a este tipo de conductas también estamos invisibilizando otras realidades que existen en nuestro país (y en cada sitio donde se hable cada una de las lenguas del mundo), ya que el lenguaje neutro es una construcción social igual que otras muchas.

De este modo, estaríamos contribuyendo a que los oyentes sean vagos y vean su idioma como algo estático, cuando en verdad es algo que está vivo. Al final, la economía del lenguaje puede desembocar en la muerte de algunos idiomas.

El problema surge cuando los problemas por tener acento lo sufren las personas de a pie. Desde hace un tiempo, incluso se habla de un fenómeno conocido como acentismo, que es similar al racismo pero en función de nuestro acento. El acentismo se puede manifestar hacia personas que tienen acento tanto en su propia lengua materna, como en una extranjera.

Espero que esta entrada os haya resultado interesante a pesar de que difiere del resto de contenidos que suelo publicar. No obstante, me parece un tema sobre el que la gente no se para a reflexionar.

Si quieres, puedes compartir tu opinión conmigo en los comentarios.

Comparte este post con tu comunidad :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Javier Silvestre Pavón es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

Fines y legitimación del tratamiento: gestionar los comentarios, mantener una relación comercial (por interés legítimo del responsable, art. 6.1.f GDPR) y el envío de comunicaciones de productos o servicios (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).

Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener el fin del tratamiento o mientras existan prescripciones legales que dictaminen su custodia y cuando ya no sea necesario para ello, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la anonimización de los datos o la destrucción total de los mismos.

Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.

Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.

Datos de contacto para ejercer sus derechos: javier@palabrakadabra.com.