Graduados universitarios que buscan salidas profesionales de filologia y traduccion

Todas las salidas profesionales de filología y traducción

¿Cuáles son las salidas profesionales de filología y traducción?

Hace ya 10 años que llegó el momento en el que tenía que decidir qué quería hacer con mi vida y qué carrera elegir.

Cuando estaba en 2º de Bachillerato, esa decisión parecía lo más relevante de toda mi existencia. Pero yo siempre he tenido la suerte de tener las cosas muy claras. Eso y que el tiempo te ayuda a relativizar…

Nos enfocamos demasiado en elegir la carrera adecuada, pero quizás deberíamos centrarnos más en tratar de visualizarnos en un trabajo o haciendo una actividad que nos guste. ¡Ah! Y también es importantísimo saber que ninguna decisión es definitiva y podemos cambiar de rumbo en cualquier momento.

via GIPHY

En su día estudié filología, concretamente un Grado de Lenguas y Literaturas Modernas (Francés e Inglés), pero después he seguido formándome haciendo cursos, un Máster en Traducción y otro en Marketing Digital hasta llegar a ser copywriter, redactor y traductor autónomo.

El mundo de la filología y la traducción es amplísimo y hay muchas más posibilidades aparte de dedicarte a ser profesor o traductor.

En este post te cuento todas las salidas profesionales de filología y traducción en las que he podido pensar.

1. Traductor

Hay numerosas posibilidades dentro del mundo de la traducción, básicamente porque hay muchos idiomas de los que y a los que traducir. No obstante, prácticamente todo el mundo que conozco tiene al inglés como una de sus lenguas de trabajo.

Traductor en organismos públicos

La traducción la puedes desempeñar en un organismo público. A favor tienes la estabilidad y un buen sueldo. En contra, que sacan muy pocas plazas y solo puedes acceder a través de oposiciones y pruebas del estilo.

Estos son algunos organismos que te pueden interesar: la Dirección General de Traducción de la Comisión Europea (ahí realicé mis prácticas al terminar mi Máster de Traducción), el Cuerpo de Traductores del Ministerio de Exteriores o las Naciones Unidas.

En plantilla en empresas

Si trabajar en un organismo público no es lo tuyo o lo ves muy complicado, también tienes la opción de trabajar para empresas del sector privado. El abanico es enorme, ya que puedes encontrar tanto agencias de traducción que buscan a sus propios traductores en plantilla, como empresas de todo tipo que necesitan hacer traducciones constantemente y les sale más barato contratar a alguien fijo que estar delegando constantemente en autónomos y agencias.

De hecho, yo empecé así, trabajando como traductor en plantilla en una empresa que se dedicaba a la consultoría y tenía sedes en diferentes países de Europa. Por lo tanto, el flujo de traducciones era constante y necesitaban a alguien que se familiarizara con los conceptos y el léxico de la empresa.

Traductor autónomo

Otra opción es la de trabajar por cuenta propia. Al principio, puede parecer la más dura de todas, ya que es muy difícil encontrar los primeros clientes que confíen en ti.

También es una carrera de fondo ir creciendo con el paso de los años y crear un negocio estable, pero tienes la libertad de ser tu propio jefe y elegir el sector que más te guste.

Especialidades de traducción

Hay tantas especialidades de traducción como sectores en el mercado. Eso sí, la demanda y el precio que se paga fluctúa en función de la especialidad y también del tiempo.

Tienes la traducción médica, la traducción técnica, la traducción jurídica (ya sea jurada o no), la traducción publicitaria, la traducción editorial, la localización, la transcreación, etc.

Y  no nos olvidemos de la posedición. En un mundo en el que la traducción automática cada vez es más frecuente, se va a necesitar cada vez más profesionales especializados en revisar las traducciones que las máquinas hacen. Y esto requiere un cierto grado de especialización y de conocer los aspectos técnicos al dedillo.

2. Intérprete

El caso de los intérpretes es similar al de la traducción, ya que también puedes dedicarte a ello en un organismo público, en una empresa privada o como autónomo.

Hay 6 modalidades principales, que puedes combinar como desees:

  • Interpretación simultánea (en congresos y ferias).
  • Interpretación jurada (en los juzgados).
  • Interpretación de eventos.
  • Interpretación consecutiva (en reuniones y entrevistas).
  • Interpretación de enlace (esa persona que acompaña a todas partes a los políticos y la gente importante).

via GIPHY

3. Copywriter

Es el profesional que se encarga de la redacción publicitaria. Como diría Javi Pastor, de convertir palabras en dinero.

Un copywriter escribe los textos de anuncios para redes sociales, de cartas de venta, de páginas web, de emails, etc.

Al igual que en el caso de los traductores, hay copywriters generalistas que escriben sobre cualquier tema, pero cada vez están más especializados. Por ejemplo, copywriters que escriben sobre el sector de la alimentación, jurídico, médico o ecológico.

Lo más común es trabajar como autónomo (debido a que es una profesión bastante reciente, pero también con mucha proyección). Sin embargo, cada vez es más común encontrar ofertas de trabajo en agencias de publicidad e incluso en empresas de cualquier sector que quieren tener a sus propios copywriters.

Eso sí, si quieres dedicarte al copywriting, debes complementar tu formación universitaria con algún curso, máster o posgrado porque es necesario controlar un poquito de SEO (motores de búsqueda) y otros conceptos de marketing.

4. Redactor

La mayoría de copywriters suelen ofrecer también servicios de redacción. No obstante, no es lo mismo. Los redactores se encargan mayoritariamente de generar contenido para plataformas como blogs.

Es importante saber que se suele cobrar de forma diferente que el copywriting. Debido a que el copywriting es un texto que implica convertir en dinero, suele ser más caro, y la redacción se cobra por palabras.

5. Community manager

Entre las salidas profesionales de los que hemos estudiado filología y traducción también está la de community manager. Hemos desarrollado bastante bien nuestras habilidades comunicativas, así que es ideal porque nos solemos expresar bastante bien y nos ponemos en el lugar de otros fácilmente.

Si sumas a tu currículum formación adicional como comunnity manager, tendrás muchas posibilidades de encontrar un trabajo bastante dinámico como este. Implica organizar calendarios de contenido, crear los textos, responder a todos los seguidores, estar a la última en tendencias, etc.

Lo bueno es que casi siempre es un trabajo que puedes hacer desde casa. Las empresas suelen contratar a profesionales autónomos para que dediquen una cierta cantidad de horas a la semana a llevar sus cuentas.

via GIPHY

6. Especialista en marketing

Con un buen curso o máster de marketing puedes hacerte un gran profesional del marketing.

Ya tienes las capacidades comunicativas, que es una de las cosas más importante. Ahora te faltan los conocimientos técnicos y las herramientas que son imprescindibles para dedicarte a este sector en puestos tan diversos como especialista/analista SEO, coolhunter (o buscador de nuevas tendencias), experto en experiencia de usuario, desarrollador de planes de marketing, etc.

El marketing está viviendo un auge apoteósico, por lo que tiene muchísima proyección de cara a los próximos años. Pero también tiene un problema: avanza a pasos agigantados y tienes que seguir formándote sin parar (y también especializándote).

7. Gestor de proyectos o de contenidos

Si te gusta la traducción, pero eres una persona bastante indecisa, quizás estés más a gusto eligiendo una salida profesional como la de gestor de proyectos.

Ahí no tienes que traducir, sino simplemente estar ojo avizor para que los proyectos se entreguen a tiempo, los glosarios terminológicos estén correctos, a ningún traductor se le pase por alto nada importante. Vaya, que te encargas de cuidarlo todo para que el cliente y traductor tengan la mejor experiencia posible.

Por otra parte, en las revistas y agencias de comunicación, tenemos la figura del content manager. Se trata de esa persona que hace el plan de contenidos, revisa que todo esté correcto y que todos los contenidos encajen dentro de la línea editorial.

8. Editor

Si lo que te apasiona es el mundo editorial, el trabajo como editor puede ser una gran salida laboral para sentirte realizado con tu trabajo.

Se trata de un mundo de difícil acceso así que, si estás interesado, te recomiendo que hagas las prácticas en una editorial (si aún no has terminado la carrera) para que te empiecen a conocer y a ganar experiencia en este sector.

9. Informes de lectura

Si el trabajo de editor no te convence, pero te encanta leer y te gustaría estar ligado de algún modo a las editoriales, puedes dedicarte a hacer informes de lectura.

Lo mejor de todo es que puedes leer antes que nadie libros fascinantes. Lo malo es que no es el trabajo mejor pagado del mundo, así que lo ideal es compaginarlo con otras actividades.

via GIPHY

10. Corrector de ortografía y estilo

Un corrector de ortografía y estilo suele trabajar de forma independiente para autores que necesitan que revisen sus obras, periódicos o editoriales sobre todo.

Se dedica básicamente a encontrar faltas de ortografía, mejorar la puntuación, pero también de adecuar el estilo al registro y al medio en que se va a publicar. De hecho, es frecuente que proponga cambios léxicos para sustituir verbos comodines como decir o tener por otros que eviten las repeticiones.

También es frecuente encontrar a correctores y revisores en agencias de traducción. De hecho, algunos traductores alternan sus tareas con las de corrección revisando los textos de otros compañeros.

Si tienes un buen ojo para el detalle, esta puede ser una buena opción para ti.

11. Periodista

Aunque hay una carrera específicamente de periodismo, también puede ser una salida profesional de filología y traducción, ya que tenemos las habilidades comunicativas necesarias para dedicarnos a este trabajo.

Hay infinidad de medios, como televisión, radio, periódicos, canales online… Así que solo tienes que elegir el que más te guste. Si todavía estás en la carrera o acabas de terminarla, te aconsejo que hagas unas prácticas como periodista si quieres dedicarte a este mundo.

12. Mediador intercultural

El mundo cada vez es un espacio más globalizado, por lo que es común que cada vez cohabiten más culturas en un mismo espacio o país.

El mediador intercultural se encarga de que esas diferencias no generen conflictos o situaciones incómodas por tener un bagaje cultural distinto. Este profesional suele trabajar muy mano a mano con personas (al contrario que otras profesiones de esta recopilación, que son más solitarias) e intenta promover el diálogo, el respeto y el lenguaje inclusivo.

13. Youtuber

En el punto en el que nos encontramos, podemos afirmar con rotundidad que los youtubers y los creadores de contenidos se han convertido en un trabajo más como otro cualquiera. Basta con complementar las capacidades que has desarrollado en filología o traducción con tres ingredientes más: desparpajo, originalidad y constancia.

Esta profesión te permite dar siempre tu punto de vista y acceder a otras oportunidades laborales a través de los vídeos que subas.

via GIPHY

14. Crea tu canal online

Además de crear un canal de YouTube, también puedes ponerte manos a la obra con la creación de un podcast propio, de una revista online o incluso de un blog. Tan solo te hacen falta algunos conocimientos técnicos que (al menos, para comenzar) puedes suplir con algunos tutoriales de YouTube.

Como en el caso anterior, esta puede ser la puerta que te abra más oportunidades.

¡Pero cuidado! Hay gente que ve estas nuevas profesiones como una afición en vez de un trabajo como tal, así que recuerda dedicarle mucho tiempo aunque al principio no ganes dinero. De lo contrario, no vas a crecer ni a vivir de esto. Hasta que te resulte rentable, puedes compaginarlo con otro empleo (al igual que hacen otros profesionales autónomos, como por ejemplo los traductores).

15. Guía de turismo

Aunque la situación del sector turístico no es la mejor actualmente, estoy seguro de que con el tiempo se recuperará y seguirá siendo una oportunidad perfecta para todas las personas que dominan los idiomas.

Puedes complementar tus estudios con formaciones. De hecho, lo ideal es obtener el título de Guía de Turismo oficial, que te abrirá muchas puertas y te capacitará para desempeñar este trabajo tan top.

Es ideal si lo que te gusta es hablar, conocer gente y pasarte el día recorriendo las calles.

16. Bibliotecario y documentalista

Parece que últimamente ya no se habla tanto de los bibliotecarios ni del personal que se encarga de cuidar aquellos documentos que tienen siglos de antigüedad. Sin embargo, la gente sigue tomando libros prestados, los investigadores siguen recurriendo a fuentes para realizar sus trabajos y es un sector que nunca morirá.

Hace unos años parecía que Correos estaba condenado a morir porque la gente cambió las cartas por emails. Sin embargo, ha conseguido renovarse modernizándose y haciéndose aliado de Amazon y de otros servicios de paquetería. Las bibliotecas están pasando ahora por ese proceso de digitalización, así que no les pierdas la vista porque aún tienen mucho que ofrecer.

via GIPHY

17. Gestor cultural

Dentro de las carreras de filología y traducción, no podemos olvidarnos de asignaturas que están relacionadas con la historia, la cultura y el arte. Así que no pienses que todo debe estar relacionado con la comunicación, las palabras, la docencia, la traducción o el marketing.

También puedes ponerte manos a la obra para gestionar e incentivar el desarrollo de proyectos culturales y artísticos. De hecho es algo importantísimo, ya que últimamente parece que todo el mundo se vuelca en la ciencia y se olvida de las letras y la cultura.

18. Investigador

La investigación es algo que se tiene muy asimilado en el campo de las ciencias, pero que también necesita desarrollarse en las letras. Si esto es lo que te interesa, sigue por este camino porque nos hacen falta investigadores que de verdad apuesten por lo que creen y nos traigan revelaciones que nos dejen boquiabiertos.

Lo más común es combinarlo con la docencia en las universidades.

19. Profesor

Aquí vuelve a haber un enorme abanico de posibilidades.

Profesor en la universidad pública o privada

Para ser profesor en la universidad, lo más común es acceder al puesto alternándolo con la investigación. Lo bueno que tiene este tipo de enseñanza es que te permite compartir con tu alumnado tus descubrimientos, ser más flexible y no estar pendiente de la parte educativa que sí tienen que solucionar los profesores de instituto.

Profesor en un instituto público o privado

Si lo que te gusta es inculcar la pasión por las letras en los jóvenes, entonces adelante con un Máster en Profesorado que te permita trabajar como docente en un instituto.

Tienes la opción de trabajar en centros públicos o privados. Para acceder a los primeros, tienes que hacer una oposición que, a la larga, te da más estabilidad. Para acceder a los segundos, lo más importante son los méritos y los contactos en la mayoría de casos.

Profesor en escuelas de idiomas

Las escuelas de idiomas son centros que cuentan cada vez con más alumnos. Al igual que en el caso de los institutos, se accede por oposición a las que son públicas y enviando currículums a las que son privadas.

El único problema es que hay menos oferta, pero te aseguras de que los alumnos suelen estar bastante interesados en las clases. Sin embargo, en los institutos hay muchos jóvenes que están obligados a estudiar la asignatura que impartas.

Profesor de español en el extranjero

Si quieres probar suerte en otro país porque ves que España se te queda corta, puedes salir al extranjero para enseñarle el español a personas que no lo hablan. Tienes la posibilidad de buscar empleo en academias, institutos o probar un curso como auxiliar de conversación. Todos los años sacan becas y, si no estás seguro de querer dedicarte a la enseñanza, esta puede ser una prueba de fuego sin tener que esperar a sacarte el máster o a aprobar la oposición.

Profesor autónomo

Si no te planteas una oposición o no quieres depender de centros privados, también tienes la opción de hacerte autónomo y tener tu propia cartera de clientes. Las clases de idiomas a empresas están bastante bien pagadas, ya que se consideran una inversión para los empleados y la propia empresa.

Profesor en academias

Por último, también tienes la opción de trabajar en una academia de idiomas. Actualmente, se ha vuelto casi una necesidad tener cuantos más títulos de idiomas mejor. Así que las academias de idiomas están a rebosar y se necesitan continuamente profesores para ayudar a la gente a obtener sus certificados.

Bueno, y por qué no, también puedes montar la tuya.

via GIPHY

20. Otros trabajos que requieren idiomas

Hay otros trabajos que no están directamente relacionados con la filología o la traducción, pero que también suelen dar oportunidades a las personas que han estudiado estas carreras.

  • Administrativo o Auxiliar administrativo en empresas privadas, ya que suelen buscar a gente que hable varios idiomas. También para organismos públicos (pero para eso debes prepararte las oposiciones, disponibles a nivel local, regional o nacional).
  • Secretarios y secretarias, que es otro puesto para el que suelen buscar a gente que hable diferentes lenguas.
  • Teleoperadores, sobre todo en multinacionales que tienen clientes de distintos países.
  • Comercial. De hecho, algunas agencias de traducción contratan comerciales que hayan estudiado la carrera de traducción.
  • Trabajos en empresas que se dediquen a la exportación, como por ejemplo bodegas.

Bonus: No tengas miedo al cambio

Puede que ahora mismo tengas miedo porque crees que el camino que vas a tomar es el definitivo.

No.

Las personas cambiamos y nuestros intereses no son inmutables. También puede que creas que te apasiona un sector, pero cuando trabajas dentro de él te das cuenta de que no es lo que querías.

Te animo a que tomes el camino que creas que más feliz te va a hacer y trabajes mucho. Con el tiempo, te irás especializando más y más o te acabarás alejando completamente, pero encontrarás tu camino.

Y si pasados los años quieres hacer algo completamente distinto, fórmate y ve a por ello.

via GIPHY

Conclusión

Todas las salidas profesionales de las carreras de filología y traducción tienen algo en común: debes manejar a la perfección la comunicación y ser una persona curiosa para estar en constante formación y conocer las últimas tendencias. No te puedes quedar obsoleto.

Lo importante es que te vayas especializando y formando poco a poco mientras defines tu camino.

Si eres autónomo, o incluso si no lo eres pero el tiempo te lo permite, puedes combinar varias de estas actividades profesionales. Por ejemplo, puedes ser un traductor autónomo que también hace informes de lectura, de vez en cuando da clases de idiomas y también lleva las redes sociales de una empresa.

No obstante, a medida que avanzas te recomiendo especializarte en una rama de una de estas actividades. Esto te permitirá trabajar más rápido y cobrar mejores tarifas.

Espero que este artículo te haya iluminado y servido. Si tienes cualquier duda, déjamela en comentarios y estaré encantado de responderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Javier Silvestre Pavón es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

Fines y legitimación del tratamiento: gestionar los comentarios, mantener una relación comercial (por interés legítimo del responsable, art. 6.1.f GDPR) y el envío de comunicaciones de productos o servicios (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).

Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener el fin del tratamiento o mientras existan prescripciones legales que dictaminen su custodia y cuando ya no sea necesario para ello, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la anonimización de los datos o la destrucción total de los mismos.

Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.

Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.

Datos de contacto para ejercer sus derechos: javier@palabrakadabra.com.