Cliente dejando un testimonio con un megáfono

Cómo utilizar los testimonios de antiguos clientes en tu página web para ganar otros nuevos

¿Alguna vez te has dejado guiar por las opiniones de otros a la hora de comprar un producto o contratar un servicio?

Es frecuente preguntar a personas de nuestro círculo o leer las opiniones de otras que no conocemos cuando queremos comprar un producto o contratar un servicio. Al fin y al cabo, ya han pasado el trago y saben si la empresa o el producto en cuestión es de fiar.

Seguro que más de una vez, cuando estabas a punto de comprar algo, te has echado atrás porque un amigo te ha desalentado.

Por eso mismo, los testimonios de tus antiguos clientes son de vital importancia para dar valor a tu página web y conseguir crecer con tu negocio.

Su voz puede ser tu propia voz y hacer que resuene todavía más fuerte junto con el resto de elementos indispensables de tu página web.

En este post tan molón te voy a explicar cómo conseguir y poner un testimonio en tu web para que sea efectivo. Pero también descubrirás que, si todavía no tienes página web, puedes utilizar otros canales para sacar partido a los testimonios.

1. Los beneficios de tener testimonios en tu página web

Para empezar, un buen testimonio da credibilidad a tu negocio.

Cuando hablas de ti, es normal que hagas hincapié en las cosas buenas de tu empresa. Por eso es tan importante que no seas el único que habla bien de ti. Los testimonios de otros sirven para reforzar la información que se muestra en el resto de tu página web.

Además, aportan confianza ya que, si los usuarios han decidido dejar su opinión con su nombre y su cara, es porque han quedado satisfechos con el trabajo que has hecho para ellos.

Y eso es muuuuy importante.

Te digo más: los testimonios son como el boca a boca de a pie, pero en versión digital.

De hecho, pueden llegar a crear un vínculo emocional porque es como si tu colega te hiciera una recomendación sincera y honesta, sobre todo si tu producto o servicio ha provocado un gran cambio en la vida de tu cliente o le ha dejado muy contento.

via GIPHY

2. Cómo pedir un testimonio

Ahora que sabes por qué le tienes que pedir testimonios a tus antiguos clientes, te voy a contar cómo debes hacerlo.

Aunque es obvio, no pidas testimonios a clientes que no han quedado satisfechos con tu trabajo, a clientes con los que no te has sentido a gusto trabajando o que por cualquier motivo están muy alejados del cliente tipo que sueles tener (por ejemplo, son de un sector totalmente distinto, han contratado un servicio que no es al que quieres dar prioridad, etc.).

Es importante que se lo pidas poco tiempo después de que haya quedado contento con tu servicio, ya que esa emoción está más fresca en él y será más fácil que lo plasme por escrito en tu testimonio.

Así que disponte a pedirle el testimonio con mucho respeto y educación. Demuéstrale que te preocupas por él y que no le hablas simplemente por el interés.

¡Ah! Y no te olvides de que te dé su consentimiento (basta con que te lo indique en un email, pero guarda esa prueba porque nunca se sabe…).

3. Qué debe tener un testimonio apoteósico

Cuando le pides un testimonio a un antiguo cliente, debes guiarle para que te aporte una serie de informaciones que sean relevantes para tus posibles nuevos clientes. De hecho, puedes presentárselas en forma de cuestionario para que él o ella lo conteste y crear el testimonio haciendo un collage a través de sus respuestas.

Estas son las características que debe tener cualquier testimonio que pongas en tu página web:

  • Debe ser real. De hecho, es delito poner testimonios falsos en tu página web.
  • Además de serlo, debe parecer real. Incluye siempre que puedas su nombre completo y su foto (a no ser que sea un servicio donde la privacidad es importante, como el de un psicólogo). En función de tu negocio, también puedes incluir el puesto de trabajo y un enlace a su página web.
  • Debe contar un beneficio, hablar de la transformación específica que ha sufrido o contar cómo le has ayudado a resolver un problema. Eso sí, que sea algo muy concreto.
  • El lenguaje debe ser natural y espontáneo. De lo contrario, da la sensación de que no es un testimonio real.
  • El testimonio puede presentar algunas objeciones que tenía el cliente antes de contratar tu servicio, pero que se resolvieron con tu trabajo.
  • Por muy bien que hablen de ti y de tu negocio, vigila que no sea un halago excesivo de los que nadie se cree.

Para completar estos datos, es importante que conozcas bien tu sector, tu negocio y lo que la gente piensa de él. Si ves que hay aspectos que son muy relevantes para que los clientes acaben comprando, debes pedirle a la persona que te va a dar el testimonio que su respuesta incluya también esos aspectos.

Por poner un ejemplo, si eres un servicio de reparto de comida a domicilio y tus clientes piensan que es más importante la rapidez que la calidad de la comida, incluye testimonios que destaquen lo veloz que eres con tus entregas.

En cualquier caso, un testimonio debe ser algo que sea beneficioso para tu negocio y no un trozo de texto que pones por poner.

4. ¿Dónde colocar los testimonios?

Esto va a depender muchísimo de tu página web. Si está bien hecha, tú o el copywriter que te la hizo la habrá estructurado en función de la investigación que haya hecho de tu público potencial, de tu sector, de tu competencia y de tu propio negocio.

Por lo tanto, la estructura y la longitud variarán muchísimo de un caso a otro.

Aun así, en una página de ventas estándar, lo normal es empezar por el problema, el beneficio y la transformación, contar quién eres después y reforzar tu autoridad con testimonios a continuación.

Los testimonios también los puedes poner cerca de los botones de llamada a la acción para justificar de forma más potente la compra o la suscripción.

O incluso los puedes incluir en ambas partes si tienes suficientes.

Más cosas… ¿en qué páginas deben aparecer los testimonios?

Pues te diría que en todas, aunque pueden variar:

  • Los testimonios en la página de inicio refuerzan tu reputación de forma general y aumentan el interés de tu cliente potencial.
  • Los testimonios en el sobre mí te ayudan a parecer más humano y profesional.
  • Los testimonios en las páginas de servicio o de suscripción refuerzan la idea de que tu servicio o producto es de calidad y es lo que el cliente potencial está buscando.

Eso sí, evita repetir los mismos testimonios en diferentes páginas. Si alguien te envía un testimonio muy largo, puedes dividirlo en dos y poner la parte más personal en el sobre mí y la parte más profesional en la página de servicio.

Lo que sí que sería grave es que, si ofreces servicios diferenciados, pongas el testimonio de una persona que te ha comprado uno en la página de ventas de otro (a no ser que sean muuuuuy similares o haya contratado los dos).

5. Otras formas de mostrar tus testimonios

En este artículo he hecho hincapié en el testimonio de formato escrito, pero una magnífica alternativa que es cada vez más frecuente es el formato vídeo. Se aplican los mismos principios, solo que en otro soporte.

Lo esencial sigue siendo que sea espontáneo y no excesivamente profesional para que no parezca pactado. Eso sí, es necesario huir de lo cutre y que se vea y oiga a la perfección.

La web es un lugar perfecto para incluir tus testimonios, pero si todavía no tienes una hay muchas más alternativas.

  • Si tienes un canal de YouTube, puedes subir ahí los testimonios en vídeo de tus clientes.
  • Si posees una lista de suscriptores, puedes mandar emails contando el caso de éxito de un cliente, incluyendo un testimonio en formato escrito o en vídeo.
  • También le puedes pedir a tu antiguo cliente que te deje una reseña en Google o en tu página de Facebook.
  • Incluso las redes sociales son un lugar idóneo para mostrar lo contentos que están tus clientes contigo. Puedes compartir sus testimonios en un post de Instagram o en las historias y dejarlas en destacadas para que todo el mundo los pueda ver.

Un testimonio útil no es solo uno que le pides expresamente a tu cliente y te redacta de forma concienzuda.

De manera espontánea puede que te escriba y te mande un mensaje (email, WhatsApp, directo de Instagram, etc.). Puedes hacer una captura de pantalla y subirlo a tu web, red social favorita o la plataforma que quieras siempre que te dé su consentimiento.

Conclusión

Un testimonio es un elemento esencial para reforzar tu credibilidad como marca. Como has visto, no se trata de poner cualquier cosa al azar, sino de recolectar información real y pertinente para posibles nuevos clientes.

Hay infinitas posibilidades y formatos para recopilar testimonios, pero siempre debes pensar muy bien dónde ubicarlos para que la conversión se vea beneficiada.

Si quieres leer más tips y consejos útiles, además de mi blog utilizo mucho mi querido Instagram. Ahí te cuento más cosas prácticamente todos los días 😉.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Javier Silvestre Pavón es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

Fines y legitimación del tratamiento: gestionar los comentarios, mantener una relación comercial (por interés legítimo del responsable, art. 6.1.f GDPR) y el envío de comunicaciones de productos o servicios (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).

Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener el fin del tratamiento o mientras existan prescripciones legales que dictaminen su custodia y cuando ya no sea necesario para ello, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la anonimización de los datos o la destrucción total de los mismos.

Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.

Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.

Datos de contacto para ejercer sus derechos: javier@palabrakadabra.com.